GANAR AL VIENTO

GANAR AL VIENTO

(leer escuchando HERO– Famlily of the year LOMA VISTA)

Ayer superé uno de esos traumas o miedos que siempre he tenido. Ir al cine sola. Lo sé, me leéis y os parece una gilipollez, pero cada uno tiene fobia a lo que tiene fobia, yo puedo besar una serpiente, pero lo del cine en soledad no se me ha dado bien jamás. Y así es como en un arrebato de tener una cita con el amor de mi vida (yo misma) en San Valentín, compré dos entradas para el cine (el porqué de comprar dos os lo explico al final, no es por mi ego desmedido, tranquilidad).

Continue reading “GANAR AL VIENTO”

HIGHWAY TO HELL, BABY

No me siento feminazi, ni si quiera una feminista extrema, pero me siento mujer, y con eso me bastaría y me basta para sentirme insultada, maltratada y muy enferma (demasiado) después de haber escuchado la oda machista que ha compuesto el que se hace llamar cantante, Juan Luis Londoño, más conocido como Maluma. ¡Qué oye! no me extraña que quiera guardar su verdadera identidad después de la mismísima basura que se ha atrevido a “escribir”. Continue reading “HIGHWAY TO HELL, BABY”

LA MIERDA DE LOS ESTEREOTIPOS

LA MIERDA DE LOS ESTEREOTIPOS

Soy una mujer, heterosexual, que dice palabrotas (muchas), no tiene un solo tacón en su zapatero (pero tiene más converse que un jugador de la NBA de los 70), no le gustan las princesas ni jugar a las cocinitas, no le importa ensuciarse (es más, le gusta), va despeinada un día y con el pelo bufado tres, se acuesta con quien le da la gana y cuando le da la gana sin esperar vivir una historia de amor de comedia romántica (pero si una real), se quiere casar pero con chupa de cuero y subida en una moto, es agnóstica, defiende el libre aborto, bebe vermú, vino y cerveza, y eructa, de vez en cuando eructa, y también caga (normal, ni si quiera purpurina), viaja sola, tiene un taladro y brocas, monta sola los muebles de Ikea y al dragón que custodiaba su castillo lo mató solita con un arco y una sola flecha (vale, esto último puede que haya sido una “salida de tiesto” pero oye, si hubiera tenido un dragón en mi portal me lo hubiera cargado yo, porque nena, el príncipe azul no existe). Continue reading “LA MIERDA DE LOS ESTEREOTIPOS”