LOS PANTALONES A LOS QUE LE FALTABA UN COCIDO

LOS PANTALONES A LOS QUE LE FALTABA UN COCIDO

Señor Amancio Ortega, mire que me gusta, me gusta usted (me parece de admirar su meteórica carrera y la estrategia de marketing de su compañía, que no tiene desperdicio) y alguna de su ropa, los volantes no, nunca fueron de mi agrado, aunque yo tenga el alma flamenca y el corazón coplero. Me gusta a mi, una tía de 1,79m, bien de altura, bien de 41 de pie (como decía mi abuela, normal, si no me caería) y bien de curva latina (no me malinterprete, teóricamente llevo la 40/42, teóricamente). Continue reading “LOS PANTALONES A LOS QUE LE FALTABA UN COCIDO”