¡QUÉ ROJO SERÁS!

¡QUÉ ROJO SERÁS!

Llevo un tiempo escuchando “que roja eres”. Me molesta, me molesta mucho, entre otras cosas porque el rojo no me sienta nada bien, y más allá de los estampados rojos con lunares blancos no le llego a encontrar el punto. A lo mejor es eso, que soy roja con lunares blancos. El caso es que no soy roja, pero no es que no sea roja, es que no soy roja, ni blanca, ni amarilla. De hecho, por no cuadrar, no me cuadra ni el verbo, porque tampoco “soy”.

Continue reading “¡QUÉ ROJO SERÁS!”